jueves, 9 de febrero de 2006

Chocolate a la divina potencia

Bestiaria tiene uno de los blogs que más me gusta leer. Hace un par de semanas escribió éste post donde habla de la tendencia femenil hacia los postres y donde propone una clasificación del género de acuerdo a las preferencias a la hora de decidirse delante del mostrador de una heladería, decisión difícil si las hay, sobre todo en BUE o en ésta heladería, la que más me gusta de BRU. Su clasificación me hacía temer lo peor pero resultó que, según ella y de acuerdo a mis preferencias, soy del tipo "interesante pero sencilla", lo que me dejó más tranquila y bastante contenta, sobre todo por lo del toque de sofisticación.

En fin, que Bestiaria parece estar siempre a dieta, pero como no hay dieta que aguante sin una buena dosis periódica de esa sustancia altamente adictiva, gratificante, y además extremadamente benéfica para la salud general de las mujeres, que se descubrió en México hace como cinco siglos y se mejoró hasta la perfección en Bélgica, hoy va una receta que, variaciones mediante, me sirve de comodín en las situaciones más variadas, dedicada especialmente a ella. Lo bueno de una receta comodín es que una se puede lucir aunque esté haciendo montones de cosas y no tenga demasiado tiempo para cocinar, lo que te evita convertirte en una feminista paranoica.

La idea la saqué de una entrevista que leí una vez a una mujer que me dejó impresionada por lo hiperactiva. Esta señora era maestra en una escuela primaria, al mismo tiempo que estudiaba derecho, tenía cinco hijos, estaba casada con un médico y se iba de vacaciones a Groenlandia a recorrer kilómetros y kilómetros de hielo durante varios días en un trineo a tracción perruna, uno de los deportes más exigentes que existen. Según ella, ninguna mujer tenía derecho a no hacer una torta para llevar a la escuela de sus hijos con la excusa de trabajar a tiempo completo y de no tener tiempo para hacerla, ya que el problema se solucionaba aprendiendo a hacer una torta en 10 minutos. Así que aquí va mi maravilla de chocolate en 10 minutos.

La idea es derretir medio pan de manteca (100 o 125 gramos, según el país) con un paquete de chocolate negrísimo (200 gramos), mezclar bien con 150 gramos de azúcar y después con 6 huevos, poner todo en un molde de tarta (yo uso uno de esos de porcelana con el borde ondulado, de 26 cm de diámetro) y cocinar en el horno previamente calentado a 200 ˚C durante 20 minutos. Antes de servir, espolvorear con azúcar impalpable para tapar los defectos, porque muy linda no queda. El resultado es mejor si los huevos se ponen por separado, primero las yemas, una por una, y después las claras batidas a punto de nieve con la tercera parte del azúcar. A mis hijos les encanta chorreada con coulis de framboises. Variaciones, a pedido.

10 comentarios:

Ulschmidt dijo...

Un poco calórico lo suyo, pero parece rico. ¿ Se sirve con Malbec o con Torrontés?

leandro dijo...

si si, bestiaria es una bestia

Ana C. dijo...

uldschmidt: ¡Con ninguno de los dos! ¡Qué escándalo! Tiene que ser un vino de postre con unos 20˚ de graduación alcohólica, por lo menos.

leandro: ¿Y qué te pareció la que se iba a Groenlandia?

Ulschmidt dijo...

un Mistela de Cafayate, digamos. Y para abastecerse del mismo ya tenemos la excusa para irnos de viaje.

EQAEG (El Que Antes Era Gayabuc) dijo...

Y harina no tiene ???? (perdón si es una bestialidad lo que digo, pero de cocina, entre otras cosas... nada de nada)

Yo no podría hacerla, si veo un chocolate de esos bien negros tan espectaculares que hacen en Belgica... me lo como con papel y todo antes que llegue al molde !!!

leandro dijo...

la que se iba a groenlandia no lo leí, cual es??

por cierto, en mi página hay una invitación para ti

Ana C. dijo...

Uldschmidt,ése vino debe ir perfecto! No se me había ocurrido. Yo iba a empezar con tonterías francesas.

Gayabuc, no, harina no lleva. En realidad es como una mousse al horno,o un soufflé de chocolate. Pero algunas de sus variantes, más aptas para mandar a la escuela o para tortas de cumpleaños, sí.

Leandro, la señora que se iba a Groenlandia, la que me dió la idea, en este mismo post. Paso a ver la invitación.

leandro dijo...

la señora esta no se llama maría, verdad?

Ana C. dijo...

María?

leandro dijo...

si, la de groenlandia, porque por descripción y culo eléctrico conozco a alguien que se llama maría que es de hacer eso y mucho más