miércoles, 24 de mayo de 2006

En vías de extinción

Hacia principios del siglo pasado, sólo tenía hijos alrededor del setenta por ciento de una generación de mujeres. Las condiciones de vida para la mayoría de la población en ese entonces eran bastante duras, la gente era bastante más pobre que ahora, también en Europa, y la estructura de las familias era bastante distinta. Más hijos, pero también una probabilidad más alta de que se murieran en las guerras o de alguna enfermedad rara, o emigraran y se ahogaran en el mar o desaparecieran en América del Sur o África.

Yo me imagino que lo de tener una familia con hijos estaba reservado a las mujeres que habían conseguido criarse de forma más o menos normal y que aquéllas a la que la vida no había tratado del todo bien, como las huérfanas, las más pobres, las abandonadas o las feítas, no formaban nunca una familia y terminaban quizás trabajando con otras familias como cocineras, nodrizas, amas de llave, institutrices, niñeras o enfermeras. Había menos mujeres que tenían hijos pero las que los tenían, tenían unos cuantos. Con los años, todo se democratizó un poco.

Paralelamente a la caída en la tasa de fertilidad se dio un proceso que pocos conocemos y que llevó a que las mujeres tuvieran menos hijos, pero también a que hubiera más mujeres en una generación que los tenían. Una especie de reparto más equitativo del poder reproductivo, lo llamaría yo, a la que siempre le gustan estas cosas, sobre todo cuando nos toca a las mujeres.

Por ejemplo, se puede decir que este proceso de democratización reproductiva llegó a su esplendor en Dinamarca a principios de los '90, cuando de todas las mujeres de 47 años, edad en la que ya se puede asumir que una mujer adhiere a otras actividades que la de tener hijos, sólo el ocho por ciento no los había tenido nunca. A partir de ahí se empieza a revertir el proceso y en el año 2004, último año para el que se tienen estadísticas completas, aproximadamente el 13 por ciento de las mujeres danesas de 47 años no había tenido hijos jamás, pese a que la tasa de fertilidad, el número promedio de hijos por mujer, se mantuvo estable o mostrando un leve aumento en los últimos quince años, lo que indica que esto que a mí me gusta llamar el poder reproductivo se está concentrando nuevamente.

¿Quiénes son las mujeres que terminan huérfanas de hijos? Desgraciadamente, las más inteligentes y educadas. Todo el mundo sabe que desde que se inventó la píldora, las mujeres tienen bastante libertad sobre cuándo, cómo, cuántos y con quién tener hijos lo que les da mucho más poder de decisión que el que tenían cien años atrás, aunque yo soy de la opinión que, a veces, los chicos vienen cuando quieren ellos y no hay que hacerlos esperar demasiado porque al final se aburren y no vienen más. Pero bueno, esa libertad hace que sólo tengan hijos las mujeres que quieren o las que les gustan los chicos o las que nunca se imaginarían una vida sin ellos. Las que se concentran en sus estudios, en su profesión, en terminar su PhD. o conseguir un puesto de Directora General van posponiendo la decisión de tener hijos hasta que llega un día en el que deciden por sí mismas que ya es demasiado tarde o, más frecuentemente, se encuentran con la sorpresa de que la Naturaleza ya decidió por ellas y ya no pueden más. Por eso pasa lo que está pasando en muchos países europeos y por eso el envejecimiento de la población.

García Márquez dijo una vez que el ser humano se hubiera extinguido si no fuera por el interés en reproducirse de las mujeres, ya que mientras ellos se concentran en escribir Cien Años de Soledad o cosas parecidas, ellas se dedican a procrear. En realidad, lo que pasa es un poco diferente, pero esencialmente tenía razón. Quizás este desinterés de las mujeres en reproducirse esté indicando el inicio de la decadencia del ser humano como especie y, aunque paradójicamente esté sucediendo en un mundo superpoblado, sea uno de los primeros signos de la extinción del ser humano sobre la faz de la tierra.

11 comentarios:

montevideana dijo...

ana, este post me gustó mucho y especialmente que digas que las mujeres que eligen el PhD son las que no tienen hijos.

ese "desgraciadamente" llegó al fondo de mi corazón.

me alegraste el día. gracias : )

Ulschmidt dijo...

Si, yo creo es un símbolo de cierta decadencia, de cierto cambio, pero ¿no deberíamos limitarlo a la cultura occidental mas desarrollada?. Porque vea, ahí estan, del otro lado del Mediterráneo, miríadas de africanos deseosos de cruzar las fronteras de Europa - incluyendo miríadas de africanas sin problemas para engendrar decenas de hijos, sin Pdh posible en sus vidas y que también trabajarían de nodrizas.
Y en USA pasa lo mismo con los mexicanos tras la alambrada al sur de Texas. Cual hordas de bárbaros asediando las murallas del Imperio. Tarde o temprano se infiltran y renuevan la sangre de la sofisticada civilización.
PD: Recuerdo a esas solteronas profesionales que Ud. menciona - y también había solterones - gente que se quedaba para vestir santos. Aún andan algunos por allí, bastante ancianos ya, suelen nutrir la concurrencia de los velorios.

Patrizio dijo...

Hoy entre España, Italia, Francia y el Reino Unido, se disputan el primer puesto entre las menores tasas de natalidad del mundo. Hasta el año pasado, la menor era la de Italia, pero la tendencia era que España la superara. De todas maneras estamos hablando de punto más, punto menos.
El único país que estaba en esos niveles y logró revertirlo en los últimos años fue Francia.
Como vemos, se trata de países industrializados y economías fuertes, en todos los casos.

montevideana dijo...

aunque no lo creas, uruguay no se queda atrás. es el único país latinoamericano con una tasa de crecimiento ínfima... y yo colaboro!

PartyAnimal dijo...

y decime...que final te gustaria para el mundial?? (acabo de leer tu comentario en el blog de matias y me pica la curiosidad...)

CirCe dijo...

En Latinoamérica las clases altas y las clases bajas son las que tienen hijos. Las clases medias están atrapadas. Un hijo es plata que no tienen, es bajar un peldaño mas en la escala socioeconómica. Y no es esa ni siquiera la principal angustia que la clase media sufre: Vas a tener un hijo al que no vas a poder criar, porque tenés que trabajar mínimo 8 horas, con suerte en los viajes de ida y vuelta al trabajo sólo se te va una hora y quedan 15 horas para el/los hijos, pareja, dormir, comer, baño...Rapidito, rapidito y bien alienadito.
¿Pero a quien le importa? Ya encontraron la manera de hacerlo TODO en un tubito. No se van a quedar sin mano de obra. Será la extinción de la especie humana pero como la conocemos hoy día, o sea reproduciendose mediante relación sexual.
Y ahora que además están con el temita del genóma: uuhh,loco...
BESO, ABRAZO Y SALUD!!!

MAtias dijo...

Buenísimo el post, me encantó. Creo que abordás con inteligencia un tema tan importante como trillado por la prensa.

Santos Renien // Corresponsal de EL PASAJERO dijo...

Brillante artículo!!

Sin caer en el moralismo de mi ser puritano, la realidad es que la monogamia y los hijos, hoy, no van con la moda!

Saludos desde Sierra Bermeja...

MALiZiA dijo...

Qué tema, quiero tener hijos, pero no como una obligación social, con el primero que pase, o para criarlo sola, por ahí sueno muy romántica, pero quiero tenerlos con alguien que ame, me ame, y que pueda lograr estar junto a él para criarlo, será por eso que no tengo ninguno todavía????
Muy bueno tu post.

txe dijo...

tal vez sea una inteligente forma de la naturaleza para equilibrar la población, hoy dia se ven unas cosas...

Saludos

Drama Queen dijo...

Como bien dices somos las mujeres educadas las que decidimos postergar la decision de tener hijos. Como dice circe, tener un hijo cuesta mucho si no eres de clase alta y quieres darle lo mejor. Tambien como dice malizia, creo que uno debe tener hijos con alguien que uno sepa que va a estar ahi y que lo desee tanto como uno.

En lo personal me parece algo egoista tener un hijo por tenerlo o por cumplir un deseo maternal y despues someter a ese hijo a penurias economicas o peor aun, emocionales.

A mi medio se me esta pasando la hora de tener hijos, pero si llegado el momento no puedo tenerlos propios considerare la adopcion como metodo alterno, hay tantos ninios que necesitan una familia.