jueves, 29 de noviembre de 2007

De Luxemburgo a la India

Casi todas las noches cuando vuelvo a mi casa del trabajo, paso por la Place de Luxembourg. Mientras me voy acercando en bicicleta, siento el ruido de un montón de gente que habla y se ríe. El ruido se escucha como a 100 metros y se va haciendo ensordecedor a medida que uno se acerca, un estruendo de multitud parlante pero pacífica que llama más la atención porque no hay demasiado tráfico. Cuando uno llega los ve.

Sentados o parados alrededor de mesas altas o bajas, consumiendo la mayor variedad de cervezas que uno pueda encontrar en una sola plaza, hay aproximadamente entre quinientos y mil solteros y solteras en edad de merecer que se juntan ahí cuando salen del trabajo mientras deciden que van a hacer el resto de la noche.

Es un lugar lindo para juntarse, sobre todo en verano. La plaza de Luxemburgo es una de las plazas más tradicionales de Bruselas. Era la plaza que rodeaba a la estación de Luxemburgo, la estación de tren más vieja de Europa. De ahí salía, y sale, como su nombre lo indica, el tren hacia Luxemburgo. La línea de ferrocarril fue construída, como la mayor parte de las líneas de ferrocarril sobre el planeta Tierra, por una compañía inglesa y formaba parte de una línea mucho más extensa que juntaba Londres con la India pasando por Italia.

La plaza tiene hoy un aspecto muy distinto al de entonces. Detrás de la estación, que ahora es una moderna estación subterránea, se construyó la sede bruxelloise del Parlamento Europeo, un edificio al que a veces se llama Le Caprice des Dieux, una especie de doble broma que se refiere por un lado a cómo se toman algunas decisiones en Las Europas y por otro a la forma oval del edificio, parecido a este queso.

De la vieja estación de Luxemburgo sólo queda hoy la fachada que se ve en la foto. Hace algunos años, entre la construcción del Parlamento y la renovación de la estación, estuvo a punto de ser demolida por completo, pero se formó un movimiento de protesta para salvar el viejo edificio. Al final, lo único que sobrevivió fue la antigua fachada que quedó integrada de una forma de lo más interesante a las enormes alas del edificio que domina en estos días toda la escena de la plaza.

Y yo, que adoro las estaciones, los trenes y, sobre todo, los viajes en tren, me imagino cada vez que paso por ahí cómo habrá sido tomarse el tren en ésa estación hace 150 años teniendo como destino la India.

19 comentarios:

Matias dijo...

Como había veces que sólo se accedía a promociones por ventanilla (y no por internet), Iba seguido a la Gare de Luxemburgo. Además era un gusto, ya que es la única estación de Bruselas donde los empleados se toman la molestia de pasar más de media hora entre sonrisas y bromas buscándote la mejor combinación para la oferta más barata o un lugarcito cuando todo parece agotado.
La diferencia con las otras estaciones de Bruselas, es enorme y no sé por qué, pero más de una vez llegué a creer que los trabajadores de la Comisión y el Parlamento tienen coronita. ;)

Miroslav Panciutti dijo...

¿Te imaginas lo que tuvieron que ser los larguísimos viajes en tren de finales del XIX? Claro que uno había de ser un acaudalado lord inglés, desplazándose a pasar seis meses invitado en la residencia del virrey de la India ...

No he estado nunca en Bruselas, pero la plaza de Luxemburgo parece, por tu foto, que la han "destrozado" (con relación, por supuesto, a lo que debió ser antes). Un beso.

geneviève dijo...

Mire ud. ana c., ayer leía su comentario sobre la despenalización del aborto en el blog de musgrave y no sabía que estaba --geog´raficamente-- tan lejos del país!!
En estos días se me ha dado por navegar por blogs y por colgar mis cositas en el twitter (se ve que me siento un poco más sola que de costumbre) y hago gratos descubrimientos.
Le confieso que tengo un pequeño vicio por las revistas femeninas y por los libros de autoayuda. durante años compré todos los sábados la revista para tí (ahora la compro menos y leo algo por internet, pero agregué otras on line). Cuando voy a una librería con tiempo hojeo todos los libros de autoayuda que puedo. De las cosas serias, incluyendo la literatura, me ocupo en otros momentos.
Saludos.

cansarnoso dijo...

lo que se perdieron phileas fogg y passepartout (alias cantinflas)

otrosi
tiene aire del tramo más viejo de once (bartolo desde la esquina de pueyrredon)

Ulschmidt dijo...

La gente que toma cerveza al aire libre durante la noche cálida me gusta. Los trenes también, ¿el "Expreso a Oriente" no sería parte de aquel mayor recorrido? Una intriga a lo Poirot de camino a la India.

Mikaelina dijo...

¿Cervezas y mil solteros? ¿Y por qué no me llevaste ahí cuando estuve, eh???

Beso.

Ana C. dijo...

Parece que hay uno que no se olvida de Bruselas. ¿No será porque la estación es mucho más chiquita que la atención es mejor, Matías?

Ah, Miroslav, no fue el único lugar que se destrozó en Bruselas, parece ser que los '60 y los '70 fueron horribles. Entre los irreparables se cuentan dos de las mayores obras de Horta, la Maison du Peuple, y la casa central de unos grandes almacenes, una demolida y la otra incendiada en los '60.

Bienvenida, Geneviève. Yo siempre le aconsejo a mis amigas que empiecen por las revistas de mujeres para iniciarse a la lectura en otro idioma. La mejor forma de ampliar el vocabulario.

A lo mejor no se lo perdieron, Cansarnoso, habría que repasar su recorrido. Otra cosa que tiene un aire a Buenos Aires en Bruselas son las baldosas flojas, le cuento.

El Expreso de Oriente es otro de esos trenes para soñar, Ulschmidt, pero ése creo que pasaba por París, seguía a Viena y llegaba a Estambul.

Porque las solteras son mayoría, Mikaelina :-P
(Y además porque hacía mucho frío esa noche)

Otro beso.

Estudiante crónica dijo...

A mi me gusta como quedo...seguro que para hacer la Estacion Luxemburgo demolieron otra construccion. Y la plaza suena muy divertida para las noches de verano!

cansarnoso dijo...

jules verne era frances
y si mal no recuerdo cuando sobrevuelan paris hay una anacrónica vista de la torre eiffel (construida unos 15 años más tarde)


¿de esa estación sale el tren directo a sao paulo?
el belindia express

cansarnoso dijo...

recién entro en el link
Caprice des Dieux
no sería por soberbia de legisladores caprichosos
sino cierto tufillo a lo camembert

es reconfortante recordar que allá también se pelean por el queso

Ana C. dijo...

Y sí, Estudiante Crónica, al principio era espantoso, en medio de las obras y una construcción que lleva como cinco años, pero ahora queda bastante interesante.

Quédese tranquilo, Cansarnoso, las peleas por el queso no terminarán jamás. Pero lo bueno sería hacerlas un poco más equilibradas ¿no le parece?

Tommy Barban dijo...

Cuan apropiado ese lugar de encuentro. El capricho de Dios es lo que fatalmente agazapado los espera a los "entre quinientos y mil solteros y solteras en edad de merecer". Si hay azar es amor.

zorgin dijo...

edad de merecer... ¿que?, un viaje en tren o una cerveza helada, extraño los trenes y su traqueteo adormecedor, su pacifico andar desfilando paisajes por la ventanilla..., hay cosas que no es justo haberse perdido :(

El Canilla dijo...

interesante la descripción de un ambiente que nos resulta "diferente".
la ciudad es pequeña? el grupo de edificios no da da sensación de opresión y de transito devorador de hombres( bag admikanevalo dirían de los tigres en la India).

El Mellizo dijo...

me hubiese encantando ir en ese tren, amo y disfruto mucho viajar en tren. en enero hice el camino de Cusco a Aguas Calientes, después de Cusco a Puno, y otro de Oruro a Uyuni ida y vuelta.
En Europa me encantó el tren que llaman Cisalpino que va de Milán a Ginebra. Pero irse a la India en tren, qué viaje!!!! Ahora voy a leer su comment sobre el aborto.

Ana C. dijo...

Ah, Tommy Barban, el azar y el amor! Si le tengo que decir la verdad, en esta plaza es tan obvio que mucho de azar no queda.

La edad de merecer no se pasa nunca, me está diciendo usted, Zorgin ¿no? Lo que cambia es lo que nos merecemos.

La ciudad no es muy grande, El Canilla, no debe llegar al millón. Pero el tráfico es lo suficientemente denso como para hacerme protestar. Y encima no hay tanto lugar para las bicicletas.

Ese tren me lo debo, Mellizo. Y el tren de Cuzco a Puno, aunque en el otro sentido, tiene la culpa de que yo viva en Bélgica. Como dice su amigo, si es azar...

Robin dijo...

Paul Simon tiene una cancion dedicada especificamanete a este post: Everybody loves the sound of a train in the distance...(Aunque el titulo solo se remite a "Train in the distance") Y la verdad, a quien no le causa alguna sensacion especial escuchar un tren en la distancia.

brasil dijo...

"La edad de merecer no se pasa nunca, me está diciendo usted, Zorgin ¿no? Lo que cambia es lo que nos merecemos"

Esto es lo mejor que he leido en los últimos tiempos. Merece guardarse

ella y su orgía dijo...

Gracias por el paseo. Me has llevado de "paquete" en tu bicicleta por la ciudad en la que vives.

Besos orgiásticos.