lunes, 25 de junio de 2007

La guerra de los sexos

La leyenda nos cuenta que en Bélgica se producen más de 600 cervezas diferentes. El número exacto se pierde en el laberinto de las inexactitudes, pero no creo que sea demasiado relevante. El caso es que los belgas producen cerveza como los franceses producen champagne, a veces hasta con el mismo método, y de esos procesos salen unas bebidas que uno, bastante inexperto en la materia, difícilmente reconocería como cerveza, por lo menos al principio. Después de un tiempo, uno se malacostumbra y, habiendo tanto para elegir, no se contenta para nada con tomar siempre lo mismo. Las cervezas belgas se distinguen por sus distintos procesos de fermentación, su diferente graduación alcohólica, sus distintos colores y los diferentes métodos para aromatizarlas y por eso la cerveza elegida dependerá del momento. Además, para cada cerveza existe un tipo de vaso diferente y es casi una herejía tomar una cerveza en otro vaso que no sea el que le corresponda, sin contar con el hecho de que una vez que uno se acostumbró, equivocarse de vaso disminuye, por increíble que parezca, el placer de la libación.


En todo caso, para las tardecitas de verano antes o después de ir al cine, mi preferida es la bière blanche, una cerveza ácida y fresca que se hace con trigo además de cebada y durante el proceso de producción se perfuma con cilantro y cáscara de naranja. Se llama cerveza blanca porque el trigo no es malteado y parece ser que en ese caso, cuando la bebida está fría, las proteínas del trigo quedan suspendidas y la cerveza adquiere un aspecto turbio blanquecino. La más conocida de todas es la Hoegaarden que se toma en un vaso de vidrio grueso de boca ancha y que a veces se sirve en los bares con una rodaja de limón, lo que potencia la acidez y frescura natural de esta cerveza.

Y ahora, se acaba de lanzar la hermanita joven de la blanche, la rosée, una cerveza blanca perfumada a la frambuesa, a la vez ligera y frutada y... ¡rosada! Una cerveza bien de nena. Por eso la publicidad va totalmente dirigida al público femenino joven, mujeres independientes que toman cerveza solas o con sus amigas y que tratan de dar la impresión de que observan a los hombres con una especie de cariño condescendiente y un leve aire de superioridad. La campaña gráfica muestra fotos de los cartoncitos hexagonales que se ponen debajo de los vasos de Hoegaarden con leyendas como "Mi chico siempre tiene la última palabra: Sí, querida" o "Los hombres son como los lugares de estacionamiento, los mejores ya están ocupados" o "Cuando Dios creó al hombre, lo hizo nada más que para reírse" y otras frasecitas del mismo calibre. La campaña entera se puede ver aquí.

Cuando uno la toma tiene la impresión de estar tomando Fanta con un chorrito de vino tinto, así que yo sigo prefiriendo la blanche. Jamás tuve nada en contra de los hombres y las bebidas siempre me gustaron secas.

30 comentarios:

cansarnoso dijo...

estadio iluminado a velas, romántico? o cruda realidad argentina la semana que viene?

pero puede ser que página use el slogan para incitarnos a un metejón con kristina

cansarnoso dijo...

vos con toda la gama
y nosotros con paladar criados al gusto del monopolio kill me

zorgin dijo...

No se que decir, Ud vió que en la cantina solo hay de la local, del alambique de ...,o cuando alguien contrabandea alemana, pero sino no tenemos nada de eso... si quiere que la suya sea dulce, tirele un chupetín adentro y listo, por ahí hasta cambia el color ;)

Alex dijo...

qué ganas de estar allá con vos tomando la blanche :)

manolo dijo...

Querida Prima
Se ve que el festejo le dio la idea del post.
Brindo con Ud.
Un abrazo

Ana C. dijo...

Y... quizás tengan que programar todos los partidos durante el día, para ahorrar energía, Cansarnoso. Y el cuerno de la abundancia cervecero está nada más ni nada menos que en Bélgica, aunque otros se lleven los honores, así que experimentamos.

No, no, que a mí no me gusta dulce, Zorgin, quédese tranquilo!

Ah, sí, Alex, y nos sentaríamos en una terracita y por un rato nos pondríamos a decir tonterías sobre los hombres.

Gracias por festejar también, Manolo. Y otro abrazo para usted.

cansarnoso dijo...

zorgin

el chupetin adentro para cambiar el color
como a pura melaza kill me coloca etiqueta bock

cansarnoso dijo...

ana

una noche sin partidos televisados
tampoco hay yerba
¿qué hacemos?

viste, los hombres a veces tenemos razón

montevideana dijo...

Huy, mientras leía este post me prometía mentalmente pedir esa cerveza en la primera oportunidad que se presentara. Para que ningún elemento masculino se sintiera tentado de terminarme el vaso, obviamente.

La verdad es que la cerveza es un tema... acá en Uruguay hay pocas y son todas iguales. A veces les da por lanzar alguna negra (este invierno hubo stout y porter), pero ya se agotaron y son muy difíciles de conseguir; en algunos supermercados venden algunas marcas importadas, cuestan aproximadamente 4 veces más que la común. Cuando voy a Buenos Aires siempre me traigo latas de Quilmes Bock en la valija (lo que les causa mucha gracia a los de aduana).


Aparte, una vez probé una cerveza de trigo, la Franziskäner; más que el sabor, lo que recuerdo patente es la carita del franciscano beodo de la etiqueta. Ah, si algún día tengo la oportunidad, me encantaría "conocer de cervezas".

Magdalena dijo...

Yo estuve y probé unas cinco aprox (claro, moderadas en distintos días je) pero me reconocí horrendamente argentina cuando lloraba extrañando la quilmes. Nostalgismos de un año sin patriotas.
En noviembre volveré por sus pagos y la invito a por unas rosee (solo para criticar con conocimiento)!

cansarnoso dijo...

el contexto social incide en las características organolépticas

mientras despotrico contra la Kill Me (que ya tiene pata belga, aunque en las góndolas del supermercado no se note) como pan cotidiano

Magdalena, que no la tiene mano, extraña la misma Quilmes

o saudades de la cofradía?

Ulschmidt dijo...

decía en un comment que se perdió ( adónde van los mails que no llegan?? es una duda existencial que tengo) que dan ganas de tomar esa cerveza suave que Ud. describe tan bien.
Cuando venga por acá debe irse a Villa General Belgrano, sobre todo en octubre, le decía también, que va a encontrar qué hacer. (le recomiendo la artesanal "Graff Spee")

Ana C. dijo...

Los hombres muchas veces tienen razón, Cansarnoso, por eso es interesante escucharlos.

Para conocer de cervezas, Montevideana, Bruselas es el lugar, así que cuando quieras...

Magdalena, ¿así que venís seguidito por acá? Noviembre, sin embargo, no es la época ideal de las rosées, creo que ahí intentaremos con alguna de las invernales.

Y Magdalena extraña, Cansarnoso, por las mismas razones que mi madre extraña los quesos argentinos cuando está acá.

¡Yo estuve en la Oktoberfest, Ulschmidt! En octubre del '87, para ser más exactos. Creo que no termine el día demasiado sobria, me acuerdo. Y también de un viaje en tren para el que dió mucho trabajo conseguir los boletos.

cansarnoso dijo...

"porque me duelo si me quedo
pero me muero si me voy"

mi hermana, emigrada a Alemania en la penúltima gran crisis, se alegra con un par de sobrecitos de adobo para pizza

en busca del sabor de la magdalena

Cunilandia dijo...

Tampoco tengo nada en contra de los hombres, es más, no me gustan los comentarios sexistas pero hay que reconocer que la campaña es muy efectiva, inteligente y divertida.
Gracias por compartir esta info, lástima que no puedas acercarnos las cervezas.
Saludos!

Robin dijo...

Mira vos! Hasta la cerveza es "politicamente correcta" en Belgica.

Batman dijo...

Es mas, hasta las curdas que te podes agarrar con esas cervezas son "politicamente correctas" Robinho.

Robin dijo...

Que nivel Murcielago! Pensar que aqui los "homeless" del downtown juntan la orina y la mezclan con alcohol comun para ilusionarse que se estan chupando con una birria.

Batman dijo...

Puaaajjj! Tan mal esta Los Angeles?

Robin dijo...

No te creas, algunos "homeless" se maman con "Hoegaarden". Eso si la toman en una lata de conserva media oxidada.

Batman dijo...

jajajaa....Es para acelarar la cirrosis Robinho.

Robin dijo...

La verdad, que cometarios de porqueria que posteamos hoy Murcielago.

Batman dijo...

Sorry Anita. Nosotros pasamos de lo "politicamente correcto" a lo "politicamente reprobable" mas rapido que Maradona subiendo de peso

Betty Carol dijo...

Ay, quiero.

KOYOTE LAGAÑAS dijo...

Prefiero una mujer humeda con olor a cereza, beber juntos cerveza Corona (que no la Cerono china), alelados y embriagados de seduccion, una borrachera descerebrada con muchos grados de lujuria... Chido tu espacio.

Koyote

mardevientos dijo...

y nosotras.. que llegamos a este lado de mundo conociendo solo que existia una birra blanca y una negra... que ignorantes!!!
Buena clase nos diste!

Ana C. dijo...

Una de las razones de ser de este blog, Cansarnoso. Y me parece que su hermana y yo emigramos por la misma época.

Cuni, la campaña es muy linda, quizás porque a mí las campañas gráficas siempre me llaman la atención.

Si uno considera que las cervezas de nena son políticamente correctas, así es, Batman y Robin. Y les aviso, para que se tranquilicen, que acá se aceptan comentarios políticamente reprobables hasta un cierto punto que ustedes todavía no pasaron :-)

Dése una vueltita que la convido, Betty Carol.

Uno que sabe bien lo que quiere es usted, Koyote Lagañas. Cerveza normal y mujer cereza, en lugar de una cerveza de cereza, que acá se llama Kriek.

Una aprende de todo en el Viejo Mundo, Mar. Imagino lo tuyo en Roma y me da vértigo.

Magdalena dijo...

La verdad es que no voy seguido. Viví año y medio vagabundeando y trabajando por allá y ahí llegué a conocer.
Ahora vuelvo después de tantos para visitar a mi mejor amiga que no solo se ha mudado allá con Marido sinó que está próxima a ser la madre de una bella bebé belga, mas conocida como la triple B.

Fernando (Nerd Gaucho) dijo...

Este comentario tuyo "Después de un tiempo, uno se malacostumbra y, habiendo tanto para elegir, no se contenta para nada con tomar siempre lo mismo"

seguido de este:

"Además, para cada cerveza existe un tipo de vaso diferente y es casi una herejía tomar una cerveza en otro vaso que no sea el que le corresponda, sin contar con el hecho de que una vez que uno se acostumbró, equivocarse de vaso disminuye, por increíble que parezca, el placer de la libación".

Me hicieron recordar este clip del grande Benny Hill sobre como la subjetividad y la sugestion influyen en el sabor... :)

http://www.youtube.com/watch?v=Ib6k3M30lus

FC

Ana C. dijo...

Lo de los vasos es posible que sea pura sugestión, Fernando. A las cervezas es imposible confundirlas. Son todas re distintas.