miércoles, 28 de febrero de 2007

Beso con luna roja

Último día de vacaciones. Anochecía. Yo volvía a casa por la calle principal, en dirección al lago. Caminaba con la puesta del sol en la espalda, mirando mi sombra que se alargaba y se perdía en las piedras, mientras se iba apagando el sol. De frente y a lo lejos veía la llegada de la noche reflejada en el lago, cada vez más oscuro.

En esa semipenumbra de atardecer tardío fue cuando, al fondo de todo, empezó a salir la luna. Una luna de verano, anaranjada, casi roja, mi luna preferida. Empecé a caminar muy despacio, respirando suavecito, intuyendo el milagro de una salida de luna llena anaranjada en una noche tibia de verano. Un milagro que, inexplicablemente, no se terminaba, se prolongaba más de lo esperado. Pasaron dos, tres, cinco minutos. La luna se quedó trabada en el borde del lago, sólo un bordecito de luna que sobresalía envuelto en la bruma de arreboles.

Mientras esperaba que la medialuna se convirtiera en llena, apareciste en el cruce de una calle y me puse a temblar. Hacía días que nos mirábamos y nos sonreíamos cada vez que nos encontrábamos. Yo sacudía el pelo, mientras me reía con mis amigas y te miraba haciéndome la tonta. Vos hacías gala de destreza en todo lo que podías para impresionarme, buscando mi mirada. Ese atardecer seguí caminando como si nada pasara y empezaste a seguirme, cada vez más cerca. El hilito de luna, todavía envuelto en brumas, se elevaba cada vez más por encima del lago, sin decidirse a convertirse en luna llena. Y entonces todo cuajó en un momento, tu mano que me alcanza, el abrazo que evita la traición de mis piernas temblorosas, el primer beso, la certeza del eclipse de luna total, inesperado.

Me acuerdo que nos metimos en el jardín de una casa abandonada. Debajo de un árbol, nos besamos durante horas sin hablar, sin decir absolutamente nada, solo miradas, sonrisas, murmullos y arrullos en las pausas de los besos. Cuando volví a casa, el eclipse había terminado, la luna, llenísima, ya estaba por la mitad del cielo y los mosquitos habían hecho estragos en mis piernas de verano. Nunca más te volví a ver. Y ni siquiera me acuerdo de si alguna vez me aprendí tu nombre.

13 comentarios:

Caracol dijo...

Es que nunca te lo dije...
repeat with me, baby: "Caracol, Ca-ra-col " :)

Anónimo dijo...

Es el problema de los rojos, en el comunismo son todos iguales y al final no sabés si besaste a uno u otro.

Anonymous

Ana C. dijo...

Caracol, ¿sos comunista, ahora?

ella y su orgía dijo...

Jo, cómo me ha gustado, Anita.
Me encantan esos besos furtivos, y la idea de que fueron únicos. Está bien que no volvieras a verlo (por muy cruel que suene, literariamente es lo más).

Besos orgiásticos.

Ana C. dijo...

Me encanta que te haya gustado, Ella.

Otro de esos besos.

Alex dijo...

Precioso beso bajo una bella luna. Y lo contaste tan lindo!

También es la que me más me gusta.
Estaba por escribir otro post sobre el tema del primer beso, pero me abrumaron las coincidencias: tu post, el escrito que me envió un amigo...lo dejo para más adelante :)

Ana C. dijo...

Alex, gracias! y no te reprimas; los cuentos con besos nunca son demasiados!

El Canilla dijo...

Buenísimo.
Y mañana tendremos luna roja por acá ( eclipse solar)

Habrá que salir a besar.

Ana C. dijo...

Aproveche, Canilla, los besos con luna roja son inolvidables.

Anónimo dijo...

Bello anécdota! Me hizo recordar un nocturno viaje en ómnibus de larga distancia y un tácito entendimiento entre la pasajera del asiento de adelante y un servidor, matizado con muy poca conversación, hace muchísimo claro.

Ana C. dijo...

Oiga, anónimo! ¿Es usted el que yo pienso o algún otro?

Entre nosotros, le confieso que esto de "anécdota" tiene poco.

Cunilandia dijo...

Qué justo! Hoy a las 19hs fui al Planetario a ver un eclipse! Pero nadie me tomó del brazo para besarme durante horas en los bosques de Palermo (tampoco me picaron los mosquitos). Muy lindo relato. Saludos.

Ana C. dijo...

Cuni, justo, justo tampoco es la palabra exacta. En realidad es bastante deliberado.