miércoles, 5 de julio de 2006

Bruselas italiana

Y hasta yo. Es que el fútbol hace que a veces a uno se le olviden los principios. Magia.

4 comentarios:

Lucky Luke dijo...

El 2-0 de Del Piero me arrancó la carcajada más armónica y fresca de los últimos tiempos. Italia me devolvió la risa que me afanó Lehmann. Corrijo: la volada estéril de Lehmann en el primer gol hizo saltar el candado. El gesto oscuro de Lehmann en el 2-0 la echó a volar. La corrida de Del Piero me la trajo de vuelta a casa :-)

Patrizio dijo...

Qué liiiiiiiiiiindo. Y más que Lehmann, a mí me dio mucha felicidad no ver a Frings o a Bierhoff cargando a nadie, como cargaron a los argentinos, después del último penal. JA.

Claudia (Pampa) dijo...

Creo que varios nos sentimos italianos esta tarde, jejeje.

Ana C. dijo...

Bueno, a ver si yo cambio de camiseta esta noche, de vuelta.