viernes, 10 de febrero de 2006

Reencuentro

Hace unos cuántos meses, encontré un blog que me encantó. Un chileno que escribía con una poesía, un desparpajo y una erudición tales que comencé a disfrutar por adelantado de lo que iba a ser seguirlo. Lo encontré siguiendo una estrategia que inventé por esa época, pero que abandoné al poco tiempo. Bueno, el hombre escribió unos tres posts y después no apareció nada nunca más. Yo de vez en cuando pasaba y, al no encontrar nada nuevo, me iba bastante desilusionada. Al final lo puse en donde tengo los links de blogs abandonados, imaginándome que era a lo mejor un periodista conocido o un escritor famoso o algo así que había estado jugando un poco a tener un blog y después lo había dejado, al tener ya un medio establecido para publicar sus cosas. En fin, de vez en cuando pasaba a releer la historia de la chica del tren, que es realmente deliciosa, hasta que ayer, jugando de vuelta con Technorati, volví a encontrarlo, esta vez en otro hotel de blogs ¡y con un montón de artículos! Espero que la próxima vez que se mude, avise. Su blog se llama Camino de Santiago y leerlo es un placer.

7 comentarios:

Turca dijo...

Me encantó tu blog.
Te pongo en mis favoritos.

Todos los días uno encuentra blogs nuevos. Lo que no siempre sucede es querer leerlos a diario. Pasa que leyendo cuatro líneas ya querés olvidarlos.
Lo que no me pasó con el tuyo.
Te felicito porque escribís re interesante. Por lo menos para mí.

Beso.

Ana C. dijo...

Uy!! Muchísimas gracias. Es lo más lindo que me dijeron hasta ahora.

Bierce dijo...

Hola...puedo linkearte? Me gusta tu blog, pero por las dudas pido permiso. Alguna vez, hace un tiempo atrás, entraste al mio y dejaste un mensaje. Saludos!

leandro dijo...

hola ana c, la verdad que son lindas historias las del chileno este, yo les ofrezco las de un amigo que por ahora está en chile, y también tiene su mirada... en mi página, en los links de la derecha, "Impresiones"

saludos

Patrizio dijo...

Gracias por el dato Ana. Como ya dije hace poco, hay demasiados blogs que me gustan y me quedé sin tiempo físico para recorrerlos con regularidad. Pero no tengo ganas de renunciar a ninguno de esos blogs. Se hace cada vez más difícil.
Besos.

Ana C. dijo...

bierce, claro que podés. Yo nunca pido permiso. Espero no haber violado alguna "blogetiquette".

leandro, qué bien que te gustaron sus historias. Voy un día a ver al tuyo.

patrizio, sí, uno empieza como si nada y un día descubre que lee como 50 blogs. Y a mí encima me gusta leer todo: el artículo y los 50 comentarios.

Antonio dijo...

Gracias, Ana, por tu generoso comentario. Me entero de él un mes más tarde de su publicación ; soy algo lento y despistado y, más de eso, anduve en las últimas semanas lejos de todo y de internet.

Un abrazo,